Ampliar el tamaño de la letra Reducir el tamaño de la letra Volver al listado
La Meditación y el Arte de Fundirse
Por Ron Holt

La Meditación y el Arte de Fundirse-Un Preludio para Redescubrir la Luz Dorada Líquida (Parte 2)

Existen cuatro etapas que facultan la realidad de 4a dimensión y que conducen a acceder a la luz dorada líquida.
Cuando se practican eficientemente estas cinco etapas, estas conducen a una habilidad profundizada para sostener experiencias de 4a dimensión, incluyendo la fusión con los estados de luz dorada líquida. Estas cinco etapas son:

Extender tu conciencia y tus sentimientos - sensaciones, fuera de ti mismo.
Fundir tu conciencia y tus sentimientos - sensaciones, con un objeto específico.
Desapego
Rendición
Incrementar tu habilidad para fundirte a través del corazón.

Etapa 1: Ejercicios de Meditación
Extendiendo tu conciencia y tus sentimientos - sensaciones, fuera de ti mismo.

Vaciar la Taza de Té.
Seleccionar un objetivo específico.
Observar y documentar el objetivo específico.
Visión Periférica.
Percibir el objetivo específico con tus sentimientos - sensaciones.
Crear una lista de Percepciones sobre el objetivo específico.

Vaciar la Taza de Té
Asegúrate de vaciar tu "taza de té" cuando comiences este ejercicio. Este proviene de una historia ancestral oriental en la que un estudiante quería aprender de un viejo maestro. Cuando al estudiante se le concedió una audiencia con el maestro, el maestro lo invitó a tomar el té. Mientras el estudiante estaba sentado, comenzó a decirle al maestro todas las cosas sabias que había aprendido. El estudiante siguió hablando más y más. Después de escuchar por un tiempo, el maestro comenzó a servir el té en la taza del estudiante. El maestro continuó sirviendo aún después de que el té comenzó a derramarse por los bordes de la taza. En este punto el estudiante exclamó, "Maestro, está derramando el té". El maestro respondió, "Yo no puedo poner nada más dentro de una taza que ya está llena." Como la taza de té, debes vaciarte de todos lo que sea preconcebido, precondicionado y de las presunciones, antes de que puedas aprender nada más.

Elige un Objetivo Específico
En las etapas iniciales, la habilidad para incluir otros seres, objetos o niveles de conciencia dentro de tu propia conciencia, comienza por tener desarrollados algunos talentos vitales preparatorios. Un talento de este tipo es la habilidad para fundirse con solo un objeto determinado en la meditación. Aprender a fundirse puede ser fácil para algunas personas y difícil para otras. Fundirse es la habilidad de extender la conciencia y los sentimientos - sensaciones, dentro de un objeto animado o inanimado. Esto permite al observador y al objeto cerrar la distancia de separación (como crear un puente de sentimientos) por medio del uso de los potenciales humanos internos de uno, sin moverse o tocar físicamente.

Aprender a fundirse con otros seres puede comenzar con el aprendizaje de fundirse con objetos simples. Una forma de aprender esta habilidad es usando un objeto específico dentro del cual puedas extender tu enfoque, sentimientos - sensaciones y conciencia. El objeto específico puede ser cualquier cosa, pero es recomendable que uses objetos simples como la flama de una vela, una roca, un árbol, o una planta, en las etapas iniciales.

Observar y Documentar el Objeto Específico
El siguiente paso es obtener una sensación general y una conciencia del objeto específico. Esto se puede iniciar observando y documentando todas las características concebibles del objeto. En las etapas iniciales, utiliza una pluma y un papel para documentar tanto como puedas. Al desarrollar esta habilidad puedes cambiar de tomar notas físicas a tomar notas mentales.

Describir todas las características observables del objeto específico es una acción que, en efecto, permite que la mente purgue lo que tenga preconcebido y alguna charla mental. En efecto, esto es como vaciar tu copa de té. Tomar notas también desarrolla tus poderes de observación.

Visión Periférica
El Ejercicio de la Visión Periférica es un proceso diseñando para ayudar a lograr la conciencia alfa de bajo nivel, que conduce a los estados intuitivos y meditativos. Esto se puede lograr muy fácilmente sentándose confortablemente en un área cerrada y tranquila o en una con una gran vista. Elige un objeto en tu área de visión que será estacionario. Este puede estar cerca o lejos de ti, siempre y cuando no oscurezca mucho el área de visión. Con tu cabeza estática y tus ojos enfocados en el objeto fijo, comienza a relajar tus músculos y respira más lenta y profundamente de lo usual.

Extiende tus brazos hacia los lados hasta que estén estirados y horizontales con el piso. Con tus ojos todavía enfocados en el objeto fijo, mueve tus brazos lentamente hacia delante o hacia atrás hasta que puedas ver escasamente las puntas de tus dedos en tu visión periférica. Este es el límite de la visión periférica. La visión periférica se extiende por arriba, por debajo y a los lados del objeto que estás viendo directamente. Baja tus brazos. Con tus ojos todavía fijos en el objeto específico, observa toda el área de la visión periférica (arriba, abajo y a los lados) simultáneamente sin mover tus ojos del objeto específico. Nota como se siente esto.

Ahora, fija aproximadamente el 60% de tu atención en el objeto específico mientras simultáneamente, fijas el 40% de tu atención en tu periferia. Haz esto durante 5 minutos. Una vez que te sientas cómodo con esto, invierte el porcentaje. Ahora pon solo el 40% de tu atención en el objeto específico y el 60% de tu atención en la periferia. Permanece en este estado hasta que sientas que se detiene la charla interna. Observa muy de cerca cada matiz en tus sentimientos - sensaciones. Permanece en este ejercicio hasta que puedas enfocar el 100% de tu atención en la visión periférica. Documenta lo que sucede dentro de ti.

Percibir el Objeto Específico con tus Sentimientos - Sensaciones
Cuando hayas completado tu lista de características observadas del objeto específico, comienza a aquietar la mente y a profundizar tu respiración rítmica.

Ahora, comienza el ejercicio de visión periférica usando el objeto específico como el punto focal tal como lo hiciste en el paso anterior. Esto te permite detener la charla mental para deslizarte hacia un estado alfa de conciencia, moviéndote un paso más cerca hacia un estado de receptividad aumentado.

Cuando uno entra y explora este estado aumentado de receptividad, uno comienza a acceder al plano intuitivo. Mientras interactúas con este plano intuitivo, comienza a observar y a probar el objeto específico y a describir cualquier característica adicional que percibas. Cuando acceder al plano intuitivo, las comunicaciones o la comprensión provienen generalmente en la forma de inspiraciones, visiones o momentos poderosos de claridad en la comprensión.

Tus sentimientos - sensaciones pueden ser proyectados dentro de cualquier objeto o entidad enfocando tu intención. El corazón tiene billones de fibras o conductos como "sensores para sentir" que se extienden a voluntad hacia cualquier longitud. Estos navegan por medio de tu intención. Extiende tus sentimientos - sensaciones hacia el objeto específico. ¿Puedes sentir el objeto (sin tocarlo físicamente)? Describe todo lo que puedas percibir acerca del objeto específico.

Crea una Lista de Percepciones del Objeto Específico
Crear una lista de características que puedes percibir del objeto específico, te permite explorarlo, delineando sus límites y validando tu intuición que, en su momento, construye más de tu paisaje interior. Este ejercicio te ayuda a sintonizar finamente tu sensor interno o "radio receptor". Esto es como escuchar por primera vez que existen ondas de radio a nuestro alrededor, para después construir un receptor de radio y transmitir con el fin de interactuar con esas frecuencias de radio que están justo fuera de nuestros sentidos tridimensionales. Ejecutar el ejercicio de extender nuestros sentimientos - sensaciones, más allá de nosotros y hacia el objeto específico, es el primer paso para experimentar con nuestra habilidad para "sintonizar" con la frecuencia de nuestro objeto específico. Sintonizar es un arte fino en sí mismo, y requiere de un refinamiento considerable.

Ejercicio de Meditación para la Etapa # 2
Fundir Tus Sentimientos - Sensaciones con el Objeto Específico

Extender más sentimientos - sensaciones dentro del objeto específico
Recolectar características adicionales del objeto específico
Fundirse con objetos específicos adicionales
Fundirse con objetos específicos más complejos

Extender más Sentimientos - Sensaciones dentro del Objeto Específico
El siguiente paso es extender aún más nuestros sentimientos - sensaciones dentro del objeto específico, hasta que podamos percibir casi el objeto entero en su estado animado o inanimado. Percibir y sentir el objeto específico completo es, en esencia, una versión de convertirse en el objeto específico. Volverse el objeto es llamado fundirse. Fundirse con cualquier objeto dado toma un poco de práctica. Para ayudar en este proceso necesitamos construir el "radio receptor" para el ejercicio. Dicho simplemente, necesitamos preparar el paisaje interior para percibir y recibir todas las características y las frecuencias del objetivo específico. Esto nos proporciona la habilidad para fundirnos poco a poco con el objeto específico hasta que nos volvamos uno con el.

Recolectar Características Adicionales del Objeto Específico
Comienza por imaginar como se sentiría ser el objeto específico. Abajo hay algunas preguntas de ejemplo que te puedes hacer mientras te fundes con el objeto. Permite que tu ser se involucre más y esté más presente con cada una de las preguntas. Sin tocar físicamente el objeto específico, hazte estas preguntas y percibe las respuestas que tienen:

¿Cómo se sienten las características externas?
¿Cómo se sienten las dimensiones físicas?
¿Cómo se siente su rango de movimiento físico?
¿Tiene algún género?
¿Tiene personalidad?
¿Cómo se sienten sus emociones?
¿Qué le gusta y qué le disgusta?
¿Cómo se siente en diversas condiciones de clima como la lluvia, el sol caliente, o el frío invierno?
¿Cuál es su estación favorita?
¿Tiene algunos pensamientos que desee compartir?

Estas preguntas están diseñadas para ayudar en el proceso de desarrollo de una simpatía más íntima con el objeto específico y para llevarte más hacia fuera de tu ser, para que puedas proyectar tus sentimientos - sensaciones dentro del objeto específico. Esto fortalece tu habilidad para fundirte con más del objeto específico para que éste se sienta como una extensión de ti. Entre más te identifiques con el objetivo específico, más te vuelves éste. Entre más sientas que te estás convirtiendo el objeto específico, más completa se vuelve la fusión.

Fundirse con Objetos Específicos Más Complejos
Después de lograr la maestría en la habilidad de fundirte con diversos objetos simples animados o inanimados, practica fundirte con estructuras más complejas y formas de vida como animales, montañas, ríos, el sol, la luna, las nubes, el viento, etc. Tu habilidad para meditar y fundirte con formas simples y después más complejas, va a construir un paisaje interno más grande dentro de ti. Esto refinará tu habilidad para recibir un ámbito más amplio de objetos específicos. La meta es ser capaz, eventualmente, de sintonizarse dentro de cualquier frecuencia u objeto específico. El practicar el arte de la fusión con los elementos como el fuego, el agua, las nubes, relámpagos/electricidad, y frecuencias superiores, reforzará tu espectro de recepción.

Meditación y Ejercicio para la Etapa #3
Desapego

Lograr la maestría sobre la charla mental constante.
Lograr el desapego.
Ejercicios para aprender el desapego: (Ejercicios básicos de desapego)

Lograr la Maestría sobre la Charla Mental Constante
La charla mental constante que todos experimentamos, es un estado de la mente dominada por el ego, que busca categorizar y organizar los datos reunidos por nuestros sentidos. Esto incluye: 1) Etiquetar, describir o juzgar los objetos, 2) Enfocarse en situaciones o eventos que no podemos liberar, y 3) Evaluar mentalmente nuestro comportamiento y el de otros. Esto crea generalmente una situación en donde parecemos entrar en un ciclo con los mismos pensamientos, ideas, eventos o situaciones, creando un carrusel mental.

Cuando ocupamos nuestras mentes con tantas tareas y prioridades por periodos extensos de tiempo, la mente se vuelve nublada y turbia. Cuando nos tomamos un momento para detener la constante charla mental, esta se invierte hacia un estado de calma o inactividad. Cuando nuestra mente está en calma, está en un estado ideal para la receptividad, la claridad y la reflexión.

Cuando reconocemos el momento durante el cual logramos este estado de quietud mental y la forma como nos aventuramos en este, el estado puede ser refinado en uno de receptividad exaltada que se vuelve más familiar y fácil de acceder.

Cuando realizamos los pasos para calmar y limpiar la mente, hemos creado un tiempo durante el cual el ser superior y los planos superiores tienen la posibilidad de manifestarse a través de nosotros. Esto nos proporciona los dones de rejuvenecer, de la inspiración, la visión, la claridad y la curación, que provienen de darnos algún tiempo tranquilo dentro de la calma del espíritu. Cuando nos damos tiempo para lograr este estado, la mente y las emociones se recargan plenamente.

Cuando nosotros detenemos el carrusel de charla mental comenzamos a desarrollar el arte del desapego. Esto requiere de práctica para poder convertirse en un adepto. Nosotros nos convertimos en adeptos cuando se vuelve tan familiar para nosotros el sentimiento de claridad mental, que podemos desearlo a voluntad.

Desapego
La experiencia de fundirse nos permite vislumbrar otro don raro y único - el don efímero del desapego. Nosotros debemos liberar nuestro hábito inconsciente de aferrarnos a nuestras ideas respecto a quién y qué pensamos que somos, para ser lo suficientemente receptivos y capaces de fundirnos con un objeto específico. Como la taza de té, debemos primero estar vacíos antes de poder llenarnos con algo nuevo. Debemos desapegarnos, vaciarnos y dejar ir nuestra propia imagen del ser para que podamos estar lo suficientemente receptivos para fundirnos plenamente con un objeto específico.

Cada vez que toma lugar una fusión exitosa entre el meditador y el objeto específico, ha ocurrido una forma de desapego. Al volverse más fácil desapegarse, se incrementa tu habilidad para fundirte y volverte el objeto específico. El desapego es otro fino arte que necesita de un refinamiento constante, porque vivimos en un cuerpo con un ego. La naturaleza del ego es agarrarse y aferrarse. El estado desapegado es un elemento vital del refinamiento y de la experiencia de estados de conciencia más finos.

Refinar la habilidad para desapegarse, puede practicarse usando algunos ejercicios simples. Esos ejercicios incluyen:

Caminar en las Rocas
Cantos u Oraciones Repetitivas
Meditación
Visión Periférica

Ejercicios para Aprender el Desapego: (Ejercicios Básicos de Desapego)

Caminar en las Rocas

Una de las formas más rápidas y simples para aquietar la mente, es por medio de una práctica indígena ancestral. Sin embargo, esta puede ser peligrosa, ya que requiere de una cantidad justa de agilidad. En esta práctica, tu te graduarás por caminar a paso constante o carrera lenta (cuando estés listo) sobre un campo de rocas grandes.

Mientras caminas sobre las rocas, vas a notar que la mente va a insistir en decirte en donde poner cada uno de tus pasos, uno por uno. Tu mente va a continuar haciendo esto por un tiempo, hasta que se canse. En el momento de la fatiga mental, comenzarás a reconocer que colocar tus pasos en el lugar correcto no requiere de dirección mental. En este punto, la mente va a abandonar su insistencia en controlar cada uno de tus movimientos. Este es el momento decisivo del carrusel mental. Tómate el tiempo para permanecer en este estado y familiarízate con el. También, repite este proceso seguido para familiarizarte con las sensaciones que experimentas en este momento decisivo. Practica esto seguido, y pronto estarás muy familiarizado con el espacio interior en donde ya no existe el carrusel mental.

Cantos u Oraciones Repetitivas

Este proceso crea el mismo desapego que el primer ejercicio, pero toma un poco más de tiempo y de práctica. Para hacer esto eficientemente, el individuo debe usar un profundo grado de sinceridad y de práctica. Toma un canto o una oración (o una serie de ellos) y repítelo mientras permaneces mental y emocionalmente enfocado en el significado de la oración. Dentro de aproximadamente 20-30 minutos, (algunas veces más), comenzarás a sentir una liberación del aferre de la mente en el carrusel mental y del tirón de la lista mental de prioridades. Como en el primer ejercicio, tómate un tiempo para permanecer en este estado y familiarizarte con éste. También, repite este proceso constantemente para familiarizarte con el momento crucial. Si tu practicas seguido, estarás pronto familiarizado con el lugar interno en donde ya no existe el carrusel mental.

Nota Importante: Los Ejercicios # 2 y # 3 requieren de un grado justo de disciplina y determinación. Cuando tratas de detener el carrusel, puede ocurrir una inundación de resistencia de parte de tu ego que haga difícil renunciar al control. Este puede intentar afectar tus pensamientos y emociones hasta el punto en que te convenza de que no existe una buena razón para continuar. Aquí es en donde renuncian la mayoría de los estudiantes. Si tu has pasado mucho tiempo dándole energía al carrusel en el pasado, has construido un ímpetu de energía caótica. Toma tiempo neutralizar o transmutar esta energía hacia una cualidad más fina. Neutralizar esta energía caótica crea un reto adicional. Si tu has creado energía caótica (que es usualmente tu angustia no reconocida), estarás acostumbrado a tener un nivel particular de ansiedad en tu vida que has utilizado como motivación. Cuando esta angustia o caos se ha ido, te vas a sentir como drenado y comenzarás a intentar recrear la energía caótica familiar. Eventualmente, cuando tu reconoces lo que estás haciendo y te adueñas del proceso, tu espíritu te ayudará a crear y a remplazar la vieja energía de caos con una energía que es curadora y equilibrada.

Meditación

Aprender a detener el carrusel mental, fortalecerá tu habilidad para meditar. Cuando no eres capaz de detener el carrusel mental, la meditación puede ser más lenta que el ejercicio anterior, pero funciona igual de bien. Existen muchas formas de meditación y estas requieren que el practicante se adhiera a los lineamientos particulares de la forma elegida para cualquier resultado. Al aquietar tu mente y tus emociones dentro de tu meditación, tu acceso hacia el corazón se vuelve más fácil. Esto te llevará más profundamente hacia las frecuencias superiores. Es en este lugar donde la comunicación con el ser superior se vuelve de lo más accesible y clara. Al alcanzar este estado abierto y vulnerable (cuando todo lo demás está quieto y tranquilo dentro de ti) los mensajes que de pronto se depositan en tu conciencia, que inspiran, sanan, informan o te advierten de una forma amorosa, son por lo general del ser superior o de tus guías/guardianes.

Visión Periférica

El ejercicio de la visión periférica que fue descrito previamente bajo Ejercicio de Meditación para la etapa 1, también es apropiado aquí. Este ejercicio también te ayudará a lograr el estado desapegado y a liberar el carrusel mental.

Una Historia sobre el Decreto y el Desapego

En 1982, comencé a trabajar con una forma de oración en canto llamada "decretando". Decretar, en este caso, tenía que ver con decir oraciones diseñadas para invocar al fuego sagrado cósmico. El fuego sagrado cósmico es una poderosa forma de frecuencia superior, que actúa efectivamente como un agente curador y de limpieza sobre las formas de energía de los pensamientos y las emociones. Aprendí una forma valiosa de desapego por medio de la disciplina y el uso consistente de este fuego sagrado, en combinación con el decreto. En ese momento, yo no era muy sensible a frecuencias superiores, pero lo estaba intentando.

Yo estaba en un momento de mi vida en donde sentía que me encontraba en el fondo de un barril. Sentía que había convertido mi vida en un desastre y a mi mismo también, y mi mundo se estaba derrumbando a mi alrededor. Yo tenía como 20 años y cada día sentía como si estuviera inmerso en el lodo negro del dolor y del caos emocional. Yo deseaba desesperadamente un camino de salida. Estaba de rodillas pidiendo ayuda, en un momento estaba llorando y orando. Sucedió un sueño algunas noches después.

En ese sueño, caminó hacia mi una hermosa mujer que parecía muy familiar y me sonrió. Ella dijo, "Tan pronto como puedas aceptarlo, vas a unirte con el Concilio Galáctico".

Yo le pregunté, "¿Que rayos es el Concilio Galáctico?" Ella no respondió. Así que le pregunté, "¿Entonces en dónde puedo encontrar a este Concilio Galáctico?".

Ella sonrió mientras me miraba (como si mis preguntas le agradaran de alguna forma) y dijo, "En el Cañón Echo". Después de responder se fue. El sueño terminó mientras ella se iba.

Yo guardé esta experiencia para mi durante una semana, porque no podía pensar en nadie con quien pudiera compartirlo. Me moría de ganas de saber que era un "Concilio Galáctico", y si había o no algo real en este sueño. Al final de la semana, tuve una conversación con una amiga en el trabajo. Esta amiga tenía un antecedente espiritual y también era muy sincera. La conversación se movió hacia un tópico que era perfecto para divulgar mi sueño. Cuando terminé la historia del sueño le pregunté si ella sabía lo que era el Concilio Galáctico. Ella dijo que nunca había oído hablar de el, pero que su esposo (que tenía más experiencia en esta área debido a su herencia tribal) podía ser capaz de responderlo. Ella me invitó a cenar para que pudiéramos reunirnos.

La noche de la cena le relaté mi historia a su esposo Henry, con excepción de la parte del "Cañón Echo". Entonces le pregunté sobre el Concilio Galáctico.

Henry me observó por lo que pareció una eternidad antes de responder. El dijo que el Concilio Galáctico era solo otro nombre para la Gran Hermandad Blanca. Yo pensé, "¡Grandioso Henry! Esto me ayuda mucho, ¿qué demonios es la Gran Hermandad Blanca?"

Lo que salió de su boca en los siguientes momentos me dejó sin respuesta. Me he de haber visto muy gracioso mirándolo fijamente con mis ojos y mi boca muy abiertos. Cuando Henry habló, lo hizo suave y respetuosamente, pero con un poder que no había yo experimentado antes. Su voz y sus palabras me provocaron una visión en perspectiva de lo poco que yo sabía del mundo, suficiente como para derrumbarme. Mientras estaba parado en el polvo que caía de los escombros de mi antiguo sistema de creencias concreto, un vasto cosmos comenzó a reemplazar el pequeño cielo de creencias simples bajo las que había vivido por tanto tiempo.

Henry dijo que el Concilio Galáctico y la Gran Hermandad Blanca, es un consorcio en toda la galaxia de seres sumamente evolucionados y con mucha experiencia. Estos seres, a través de su sabiduría por haber experimentado todos los aspectos del plano físico, han adquirido la suficiente maestría como para poder moverse libremente en las diversas dimensiones y planos del potencial humano o de las realidades.

Por haberse vuelto maestros, estos seres usualmente eligen ocupar (pero no están limitados a) las frecuencias más finas o las octavas superiores que están más allá de nuestra visión física, pero dentro de nuestra habilidad para sentir.

Estos seres están dedicados a la elevación y a la evolución de los seres sensibles en donde sea que se manifiesten. Ellos existen dentro y alrededor de cada planeta en donde exista vida consciente. Sus números exceden por mucho los de la población de la Tierra actuales, porque ellos han estado en muchas partes y continúan ayudando en la evolución de los incontables billones de seres a través del cosmos desde los inicios del tiempo.

Cuando Henry terminó, todo lo que yo pude decir fue un callado, "¡Oh!" Me comencé a sentir muy protegido e ignorante. Antes de que la ignorancia me encogiera y me tragara dentro de mi decadente confianza en mi mismo, le pregunté a Henry si existía alguna forma de aprender más respecto a esto, o si alguien enseñaba sobre esto.

Henry replicó, "Si. Hay un francés de edad que enseña acerca de esto. El es un viejo amigo mío". Me dijo que le había enviado un número de personas a verlo. "El francés nunca cierra su puerta. Sin embargo, algunas personas que le he mandado me reportaron que cuando fueron a su casa, la puerta estaba cerrada. Si tu estás listo para esto, la puerta estará abierta."

Yo le pregunté a Henry en dónde vivía el francés. Su respuesta me dejó pasmado.

Henry dijo, "El Cañón Echo". ¡Esta era la misma respuesta que me dio la mujer en mi sueño! Yo estaba en "shock".

Una semana después me encontraba en la casa del francés. El tenía un grupo de trabajo que se reunía dos veces por semana. Yo fui en todas las ocasiones que pude. Escuché atentamente a todo lo que estaba enseñando y le dediqué muchas horas a la práctica de los decretos del fuego sagrado.

El nos enseñó que cuando utilizábamos el pensamiento y la emoción enfocados, y comandos verbales cuando dirigíamos el fuego sagrado, este se movía dentro y a nuestro alrededor y actuaba para romper y limpiar la energía condensada guardada adentro. El dijo que este trabaja aún cuando no pudiéramos sentir nada. Entre más usáramos el fuego sagrado, lograríamos mayores resultados.

Yo me tomé esto seriamente y lo usé a diario durante 4-6 horas. Puse mucha atención a mis sentimientos y me di cuenta de que cuando iba a comenzar los decretos del fuego sagrado mientras estaba en casa, experimentaba un muro de ansiedad. Emergían muchos aspectos para intentar detenerme o distraerme de tomarme el tiempo para sanarme y limpiarme. Muy pronto me convertí en mi mayor enemigo. Noté que esta ansiedad cesaba tan pronto como me acercaba a la casa del francés, como si su casa estuviera en un vórtice de energía muy positiva. Yo le atribuí esto a todo el trabajo de fuego sagrado que sucede ahí. Esto me hizo aún más determinado para continuar.

Después de aproximadamente dos meses de práctica constante, comencé a ver resultados. Un día, después de usar el fuego sagrado durante un par de horas en casa, comencé a sentir una energía en mis sentimientos más ligera, más positiva y amorosa. Este fue un avance increíble, porque en ese momento, me estaba ahogando en el fango de mi propio y oscurecido caos mental y emocional.

¡Sentí que estaba llegando a algún lado! Solo unos pocos días después, me di cuenta de que me tomaba menos tiempo decretar para comenzar a sentir el fuego sagrado a mi alrededor. Noté que el sentimiento del fuego sagrado comenzó a estar a mi alrededor por periodos más largos después de terminar. ¡No lo podía creer! Yo estaba realmente sintiendo como el fuego sagrado disolvía y liberaba el fango oscuro de mi propio y doloroso caos emocional, que parecía estar creciendo antes de comenzar con este poderoso trabajo.

El francés tenía una habilidad única que desplegaba durante nuestras reuniones. Después de que habíamos completado una hora de decretos para ayudar, ya sea a la tierra, a las conflagraciones políticas, a la condiciones ambientales amenazadoras, a las condiciones climáticas peligrosas, o a nuestros propios seres, entonces el llamaba ceremoniosamente a uno de esos miembros del Concilio Galáctico a la habitación. El francés podía expresar los mensajes de esos seres ascendidos con increíble claridad, generalmente durante 1-1/2 horas. El decía las cosas más increíbles. Yo me encontré escuchando sus palabras, pero me conectaba con la energía de las frecuencias superiores con mayor atención. Siempre estaba intentando abrir mi corazón lo suficiente para sentir e interactuar con cada matiz del corazón del ser ascendido. Sentía como si yaciera desnudo en una playa desierta absorbiendo cada rayo que el cálido sol tenía para ofrecer, directamente dentro del centro de mi corazón. Los corazones de los maestros ascendidos son tan amplios y radiantes, ¡que era como sentarse enfrente del sol! Cada vez que el francés repetía el mensaje de esos seres ascendidos, la habitación cambiaba de colores visiblemente, de acuerdo al maestro que asistía y llenaba el salón (y a todos nosotros) con mucho amor incondicional.

Comprobé por mi mismo que las luces reales en la habitación solo podían estar prendidas o apagadas. No había luces de colores. En un principio, no podía ver nunca a la Madre María, pero cuando ella entraba sabía que era ella porque la habitación se volvía rosa y el aroma de rosas penetraba toda la habitación. Adicionalmente, me inundaban las lágrimas del más profundo y humilde júbilo. Esto también le pasó a otros en la habitación. Después, ya que había experimentado como desapegarme y sintonizar con las frecuencias superiores del fuego sagrado, comencé a tener vistazos primero de la cara y después de todo el cuerpo de los maestros. Las palabras se quedan cortas para describir lo resplandecientes que son. Provocan lágrimas.

Después de realizar muchos decretos, me di cuenta de que esto detenía de echo la charla mental que siempre me plagaba al inicio de mi decretar. Con el tiempo, me acostumbré más al sentimiento particular dentro de mi mente que ocurre en el momento que se detiene la charla interna. Eventualmente, aprendí como llamar ese sentimiento a voluntad sin tener que hacer los decretos. Esto se volvió muy útil cuando me sentaba en la casa del francés durante los momentos en que el estaba comunicando los mensajes de los maestros. Me percaté de que usar esta habilidad recientemente desarrollada de desapego, me conducía a la habilidad de acceder al centro de visión interno. Era capaz de ver a los maestros esporádicamente cuando usaba una combinación de desapego y la apertura de mi corazón, lo suficiente como para poder interactuar con cada matiz del corazón del maestro. Ahora se que estaba usando las técnicas del desapego y la fusión para entrar e interactuar con su paradigma.

Este artículo ha sido tomado de la sección de artículos de Flower of Life, http://www.floweroflife.org

Ron Holt, es Presidente de La Flor de la Vida, Flower of Life Research Inc.

Claudia Cuesta y Verónica Hernández son facilitadoras acreditadas de los talleres La Flor de la Vida, para mayor información:

Para informarte más sobre La Flor de la Vida